jueves, 15 de enero de 2015

Y se convirtió en invierno...


En esta entrada no va a ver fotos felices, ni comentarios positivos (siento si soy brusca al empezar). La verdad es que no tenía pensado subir entrada esta semana, no es porque fuera a abandonar el blog, simplemente porque últimamente me veo sin ganas de nada, y aunque no os importe mucho he decidido compartir algo de lo que siento porque nunca viene mal soltarlo todo.

Podría empezar diciendo que soy una mierda, un desastre, aunque quizás eso sea demasiado negativo, aunque ¿qué no lo es estos días? No, no estoy bien, intento mentir a los demás diciéndoles que no me pasa nada, que estoy perfectamente cuando en el momento en el que nadie me ve me echo a llorar, y es que no puedo... Vale, es como si me hubiera atragantado ahora mismo.

No sé ni lo que me pasa, intento buscar alguna razón, algún 'por qué' ¿cómo es posible que me sienta tan destrozada sin ningún motivo aparente? Pero me siento destrozada de verdad, no es un simple sentimiento pasajero, siento ganas de gritar y cada vez el nudo de mi estómago se hace más grande, y mientras estoy serena todo dentro de mí es muy, muy distinto.


Y estoy harta, harta de sentir todo y a la vez nada, y también harta de no ser nada. Y no, no me quiero, no me quiero para nada, de hecho pienso que soy horrible. Hace tiempo pensaba que podría ser especial, algo diferente, que podría resultarle a alguien esa persona por la que se tiene curiosidad de conocer, cuando lo único que soy es ser una completa egoísta.


Últimamente la tomo con todos, soy una asquerosa borde, quisiera dejar de serlo pero no soy capaz, y quisiera dejar de sentirlo todo, dejar de estar así, pero no puedo...

Y la vida sigue delante de mí, y las cosas pasan, y yo me quedo con la mente en blanco, sin saber reaccionar, sin saber qué hacer, qué pensar.

La gente lo ha acabado por notar, y no me extrañaría que se cansaran de ayudarme y me mandaran a la mierda, no me extrañaría quedarme sola. Quiero dejar de ser yo, me odio me odio me odio, y soy una gilipollas por pensar que estaba sola cuando en realidad tenía a personas importantes en mi vida.


Quise ser la cerilla que alumbrara, y al final acabé por quemarme con mi propio fuego.


Yo... no soy la chica feliz, ni la que sonríe, no soy la que tiene un millón de amigos, no soy aquella chica fuerte, ni la positiva. Siento que me estoy pudriendo por dentro. Que el tiempo sigue, la vida sigue, todo lo hace, menos yo.


PD: Tengo pensado cambiar el diseño del blog, porque siento que no va a acorde con lo que yo soy, al menos por cómo soy ahora, así que me lo pensaré.

8 comentarios:

  1. Vaya... :/
    A mi me encanta así el blog, pero es tu opinión.
    A mi también me pasó algo parecido.
    Estaba hecha una mierda, por dentro, por fuera.
    Solo quería llorar, gritar y saltar al vacío.
    Esperando a que me tragara y me aceptara tal y como soy y dejar de ser siendo falsa.
    Al final me apoyaron.
    Salí de mi depresión y eso me a ayudado a saber apreciar lo que tengo e intentar quererme.
    Espero que se te pase pronto.
    De verdad.
    Un beso :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me ha gustado cómo ha quedado la verdad :3
      Exacto, así me siento yo...
      Ayy, me alegro de que hayas salido de todo eso, sé que no es tan fácil...
      Muchas gracias, en serio<3
      Un besoo♥

      Eliminar
  2. Te sentis vacia, conosco tan bien ese sentimiento, digamos que me acompaño todo el año pasado. Es una mierda y la unica solucion que yo le he encontrado fue hacer lo que te gusta, algo como mirar peliculas o alguna de esas cosa. Salir a caminar pero puede llegar a ser deprimente ver tanta gente feliz sin sentido. Asi que ese "vacio" ya va a terminar, en algun momento. Si quieres hablar yo estoy (lose no nose conocemos pero aveces un desconocido es mejor que las personas que tienes al rededor). Un beso.
    PD: es tu blog, y tiene que reflejar lo que eres y lo que sientes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo... Espero que algún día ese vacío se frene al completo.
      Muchas graciaaas, de verdad.
      Besoos♥
      PD: eso espero que haga.

      Eliminar
  3. Todos alguna en nos hemos sentido vacíos, como que no encajamos o que somos una mierda. Yo desde que ha empezado el año y he vuelto a los estudios, me siento como que estoy empezando de nuevo, hay días peores y mejores. Pero se que con el tiempo pasara, porque todo dolor tiene su fin. Me encantaría ser tu apoyo, recuerda que aquí tienes a una amiga blogger disponible.

    - sonríe eternamente -

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que te vaya genial.
      Gracias, gracias, gracias, de verdad.
      Un besoo♥

      Eliminar
  4. El invierno es bonito Candela. Ha pasado tiempo de esta entrada y quizá las cosas sean diferentes, o quizá no y estés pensando: "Qué sabrás tú de lo que me pasa, zoquete". Y yo te doy la razón. Personalmente no puedo decirte nada, porque sin tener la menor idea de cómo eres, lo único que puedo hacer es decir cosas generales que a ti no te sirvan para nada. Estarás cansada de oír las cosas "generales" y quizá estas cosas, no sirvan para ti.

    Pero no digas que quieres y no puedes. Porque eso no es verdad. A ver, cosas superficiales puede ser que sí, que sean imposibles, que si eres rubia y quieres ser morena, tendrás que recurrir al artificio y si quieres tener los ojos verdes y los tienes cafés, tendrás que aguantarte, y mientras antes empieces a convencerte de que no puedes hacer nada, por muy borde que seas, por mucho que te acuerdes del árbol genealógico de la creación, eso no va a cambiar, va a ser mejor para ti. Pero sonreír no cuesta nada, Candela, aunque lo que quieras es gritar que todo es una mierda. Todo en la vida depende de ti y de cómo te enfrentes a las cosas.

    Te voy a contar algo y es que todo lo que dice esta entrada, yo lo viví cuando tenía tu edad. Y luego, las cosas no fueron mejor. Me encontré en una encrucijada en la que si y me tuviera que valorar a mí mismo, la nota sería en números negativos. Cualquier persona era mejor que yo, cualquier cosa buena (las pocas que me pasaron) no me lo merecía, pensaba que mi presencia no era agradable y cualquier imprevisto, yo lo tomaba como un rechazo que me merecía. Es muy posible que todo lo que te estoy contando sea lo que tú experimentabas cuando escribiste esto. Te añado a todo esto, que incluso la persona que estaba a mi lado, me quitó lo único que me hacía sentir bien, la escritura y la lectura, que me permitía encontrar compañía en la soledad y al final, acabé viendo que lo que pensaba de que el amor solucionaría todo, también era mentira. Los boleros de Luis Miguel, eran mentira, las películas de Disney también era mentira. Total, que todo era mentira. Y yo sabía que dependía de mí cambiar. Pero como yo no me quería a mí mismo y la apatía que sientes, no lo haces. ¿Sabes cómo reaccioné? Estrellando un camión contra un muro de hormigón y ver el final muy cerca. Aquel accidente me tuvo un año fuera de combate, tres operaciones, muchas horas en el gimnasio de la mutua y me dio tiempo a reflexionar sobre muchas cosas. Y sé que ver el final tan de cerca, me hizo ver la suerte de estar vivo de otra manera. Y me gustaría decirte que no pases tú por lo mismo, que no tengas que tener algo tan grande para ver que si quieres, puedes. Que la vida no es agradar a los demás, sino agradarte a ti misma, ser como quieres ser y cuando lo consigas, verás como todo llega solo. Pero nadie dice que es fácil y que no conlleva su esfuerzo. Cuando decides ser tú misma, te encontrarás con el rechazo de algunos y con la aceptación de otros y depende de ti lo que quieres elegir. Cuando el alma te duela, sal a caminar, ponte esos auriculares que te regalaron y camina hasta que las piernas te duelan lo mismo que el alma y verás que pensar en el dolor de las piernas, te calma el del alma. Yo mismo con la conciencia que he adquirido, tengo altibajos y aún pienso que en ocasiones soy la peor elección que puede hacerse, pero me repongo rápido, porque por fin he conseguido ser lo que quiero ser y esos pensamientos autodestructivos duran poco. A veces, la soledad te ahoga, a veces sólo necesitas un achuchón y no hay quien te lo dé. Pero después de esos momentos malos, sabes que el sol saldrá mañana y que el tiempo que podrías perder llorando, yo me dedico a hacer lo que llena mi vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la diferencia del Juanjo adolescente y el de ahora, es abismal. Y por eso, me atrevo a decirte que puedes hacerlo, Candela, no verás resultado mañana, pero que los verás, los verás, yo te digo que sí.

      Y oye, entradas como estas, te sirven de desahogo y de expulsar tu dolor. Y es una forma muy buena de ayudarte a ti misma.

      Un abrazo grande, bonita, de esos que curan las heridas. Y que tengas una tarde llena de cosas bonitas y sueños cumplidos.

      Eliminar

¡Bonjour! Antes de nada muchísimas gracias por haberte pasado por mi blog, espero que te haya gustado. También espero que comentes ya que estaré encantada de resporderte.
Un besazo enorme♥

-'Ser o no ser, he ahí la cuestión'