lunes, 31 de marzo de 2014

Tag: Spring has sprung



Hola gente de un lugar llamado mundo, aquí os traigo mi tag de primaver sacado del blog Unique.

1. ¿Cuáles son algunas de las tendencias de primavera que más te han llamado la atención?

Como podéis observar los colores claros y las blusas (no exactamente el tipo de blusa de la imagen).

2. ¿Qué es lo que más has llevado esta primavera?
A esta pregunta no puedo contestar dado que en donde vivo aún hace frío....

3. ¿Cuál es tu perfume para la primavera?
Uno mío que ni idea de cómo se llama jajajaja



4. Color para los labios en primavera.
Yo no me maquillo pero supongo que un rosa suave...

5. Starbucks preferido en primavera.
En donde vivo no hay starbucks :S

6. ¿Cuál es tu flor favorita?

No tengo flores favoritas pero estas me gustan :)

8. ¿Cómo es la primavera en donde tú vives?
Pues suele ser cálida pero en estos momentos hace frío...

9. ¿Qué tienes planeado hacer en tu Spring Break?
Pues quedarme en casa, aún no sabemos si vamos a alguna ciudad, y a lo mejor irme a casa de mi abuelo.

10. Menciona una canción de espíritu primaveral.

Happy (Al menos para mí... :3)


11. Lectura para esta temporada.
Tanta lectura que tengo yo acumulada.... espero poder leer mucho mucho mucho

12. ¿Eres del tipo que hace Spring Clean?
Si se refieres al cambio de ropa sí jajaja

Y hasta aquí el tag. Os quierooooo <3








Hola gente de un lugar llamado mundo, ¿qué tal estáis? Espero que bien :)
Bueno en esta entrada quería hablaros de unos temas variados. Como pudistéis observar en entradas anteriores voy a intentar subir más entradas sobre moda ya que el tema cada vez me gusta más y se me hace más interesante. Veréis, yo de pequeña ODIABA ir de tiendas, cada vez que mi madre decía:
-Hoy nos vamos a ir de tiendas que hace falta ropa nueva.
En mi cabeza todo sonaba algo así como: NOOOO, TIENDAS NO POR FAVOR, YO NO QUIEROOOO :`(
Y ahora, al hacerme más mayor, me está gustando más. Ahora me interesa más el tema de la moda y leer sobre ella o incluso ir de compras, (que por cierto si soy sincera algún día me iré de compras a probarme todo lo que encuentre (si vale nunca lo he hecho jajaja))
Así que ya sabéis, intentaré hacer más entradas sobre moda y tal vez, sólo tal vez, más elaboradas. Llegará el día en el que sepa y todo jajaja.
Os tengo que decir es que todo esto lo hago porque quiero un blog variado (siempre de temas que me gusten, y que os guste también a vosotros) y entradas más elaboradas y os prometo que lo intento y lo seguiré intentando ^^

Sobre el tema de la música.... publicaré las canciones que me vallan gustando, como siempre, y para hacerlo un poco más variado intentaré comentar sobre ellas, y de verdad que probaré porque yo quiero entradas más trabajadas.


En cuanto al tema de libros siempre que acabe un libro haré una entrada sobre el libro leído, vuelvo a repetir siempre más elaborado de las entradas publicadas hasta ahora (siempre a mi manera).


Respecto al cine las pelis que vea y mi opinión sobre ellas.


Bueno, también intentaré subir HAULS o Ouftis, no tengo ni idea de si he escrito bien las palabras pero en cuanto me informe sobre cómo se escriben las pondré bien en las siguientes entradas jejeje.


Seguiré escribiendo mis relatos, como no, y mi novela.


Y hasta aquí esta entrada informativa ;)



domingo, 30 de marzo de 2014

Super fun

Hola gente de un lugar llamado mundo hoy os voy a anunciar un blog que seguro que muchas de vosotras conoceréis. El blog es; Super fun de: Super blogs.


Este bloguero tiene varias cuentas:
Tiene spreaker: http://www.spreaker.com/user/superblogs
Y twitter: @itssuperblogs
Podéis visitar su blog aquí: http://itssuperfun.blogspot.com.es/

Besos a todaaaaaaas!!!!

viernes, 28 de marzo de 2014

Vestidos

Hola gente de un lugar llamado mundo, la entrada de hoy la voy a hacer sobre vestidos. Muchas chicas los llevan en verano, como no, entonces os pondré algunas fotos de vestidos que me gusten. Creo que no comentaré mucho sobre los estilos porque a mí esto de la ropa.... no es que se me dé muy bien jajaaja.
Tengo que añadir que algunos vestidos no me gustan tanto tanto pero quiero hacerlo variado :)

Ahí van:










Espero que os hayan gustado y que también os haya gustado la entrada aunque no sé casi nada de moda como podréis ver jajajaja. Aún así si no os decepciona tanto esta entrada subiré más de otra prenda de ropa o modelos :)

Un besazo a todos ♥♥







jueves, 27 de marzo de 2014

Ganadora del concurso de relatos ♥

Hola gente de un lugar llamado mundo, como podéis ver en el título en esta entrada publicaré la ganadora del concurso de relatos. Ella es... Merce Fearless.

Aquí tenéis sus respuestas a las preguntas:

1-¿Por qué te gusta escribir? Porque creo que es lo único en lo que soy realmente buena, lo único para lo que sirvo. Cuando escribo siento que realmente valgo para algo.
2-¿Cuáles son las historias que más te gustan? Las extrañas.
3-¿Qué es lo que más te gusta cuando lees algo?  Me fijo mucho en los pequeños detalles, me encanta que se describa mucho por ejemplo a un personaje, o un paisaje, o un momento importante de la historia.


Este relato es el que escogí ganador porque me ha encantado. Aparte de eso es porque... la historia te atrapa, tiene amor... de todo y... no sé, me ha encantado, enamorado es perfecta está super elaborada y buf no sé qué más decir que es genial :)

Aquí tenéis el precioso relato:

Margaritas
Él no sabía exactamente la razón por la que se había sentido atraído hacia ella. Tal vez fuera porque la chica de las margaritas tenía algo misterioso.
Era extraña. Su cabello era negro, y siempre llevaba escondidas aquellas pequeñas y blancas flores que le daban nombre. Sus ojos eran oscuros. Su mirada, perdida. Su alma tenía algo de suicida. 
Caminaba mirando al frente, sin fijarse en nada ni nadie, como si el resto del mundo no le importara. Quizás así era, al menos hasta que le conoció.
Visitaba el valle cada día, al salir de clase. Se tumbaba entre las margaritas, contemplaba el cielo nublado, y pensaba. Pensaba sobre cualquier cosa. Analizaba las nubes. Buscaba sus formas. Observaba a las mariposas que iban de un lado para otro, revoloteando y posándose de flor en flor.
Él era muy distinto. No era misterioso. Le gustaba la música. Le gustaba sentarse delante de un piano, cerrar los ojos y sólo tocar. Muy de vez en cuando, componía. Era aficionado de la pintura, de plasmar sus sentimientos en un lienzo. Su cabello era pelirrojo oscuro, como las hojas cuando están a punto de caer.
Sólo pasaba por allí cuando se conocieron. Le gustaba la tranquilidad de aquellos campos, que siempre tenían el aspecto de la primavera.
Era un sábado, y el sol se estaba poniendo. El sol parecía haber coloreado el cielo de rosa anaranjado. Ella, tirada en la hierba, observaba. Cada día veía aquel atardecer, pero no dejaba de sorprenderla. Era algo maravilloso, digno de admirar. 
Él llevaba su vieja mochila a la espalda, y volvía a casa después de un largo paseo, como cada sábado. Aquel día estaba especialmente agotado, y cada paso le costaba más que el anterior. Cuando el atardecer dio paso a un cielo oscuro, sin una sola estrella, al joven le costaba distinguir el suelo donde pisaba. Ella estaba tumbada en aquel suelo, mirando aún al cielo. El destino quiso que sus caminos se cruzasen.
Él tropezó con ella -literalmente- y aterrizó sobre su mochila. Esta se abrió, y las acuarelas, lienzos, pinceles y lápices cayeron en la hierba, perdiéndose entre ella.
El chico se levantó al momento y, al ver con qué había tropezado, se apresuró a disculparse. Buscó a la chica con la mirada, y acabó topándose con sus ojos oscuros. No podía distinguir muy bien sus rasgos, pero pudo ver, aun estando en la oscuridad, a una chica que le sonreía a la tenue luz de la luna. No tenía la típica belleza, de eso estaba seguro, pero había algo en ella que hacía que te quedaras observándola.
-Lo... Lo siento mucho -dijo el pelirrojo, ayudándola a levantarse.
Ella volvió a sonreír.
-No te preocupes -se sacudió la hierba que tenía en el vestido, y dijo-. Nada ocurre por casualidad, ¿no? -él no entendía a qué se refería, y no le dio tiempo a pensarlo, ya que ella extendió la mano y dijo:- Soy Daisy. 
-Andrew.
-¿Puedo llamarte Andy?
-Eh...
-No era una pregunta, Andy.
Él sonrió.
Ella volvió a sentarse entre las margaritas. Alzó la vista y observó de nuevo el cielo, en el que las primeras estrellas ya habían aparecido.
Andy la contempló a ella. Daisy estaba sentada abrazando sus rodillas, absorta en sus pensamientos y en el cielo negro azulado. Por lo que podía ver con la escasa luz, su cabello era oscuro, y estaba revuelto, como si se acabara de levantar. Pudo distinguir que llevaba una especie de corona de margaritas hecha a mano.
-No te quedes ahí -dijo Daisy, de repente-. Ven, siéntate -le hizo un gesto con la mano para que se sentara  a su lado.
Él se sentó despacio, como si no estuviera del todo seguro de que debiera. Se acomodó en la hierba y observó el cielo estrellado, y no dijo nada. El chico pelirrojo y la chica de las margaritas compartieron el silencio, un silencio que era todo lo contrario de incómodo. 
Al cabo de un rato, ella se tumbó en medio de las margaritas y cerró lentamente los ojos. El aire empezaba a enfriarse y el suelo estaba húmedo. A Daisy no parecía importarle en absoluto, a pesar de no llevar nada más que un vestido de seda negra.
Andy pensó que quizá debiera volver a casa. Su familia estaría preocupada, se preguntarían qué le había pasado. Lo más extraño era que al joven no le importaba. En aquel momento, todo lo que quería era tumbarse en la hierba junto a aquella chica tan extraña y cerrar los ojos.
Y así lo hizo.

El domingo les despertó un hermoso amanecer. Al despertar, Andy no vio a Daisy, y un miedo inexplicable le invadió por completo al pensar que no la iba a ver nunca más. Pero entonces paseó la mirada por las copas de los árboles que tenía en frente y vio una figura esbelta subida a uno de ellos. Esbozó una media sonrisa, reconociendo a la joven. Ella no le había visto despierto, y él decidió no desaprovechar aquella oportunidad. Sacó sus utensilios de pintura lo más deprisa que pudo y empezó a garabatear sobre un lienzo en blanco. Dio forma a los árboles, al sol alzándose tras ellos, a los pequeños animales que correteaban por allí, y por último trazó la silueta de Daisy, con delicadeza. Borró y perfeccionó aquel boceto hasta que le convenció del todo. Sacó las pinturas y, una pincelada tras otra, el bosque de árboles que tenía ante él iba apareciendo también en aquel lienzo, que ya no tenía ni un hueco blanco. Cada detalle de la chica de las margaritas había quedado grabado también. Una vez que estuvo terminado, lo colocó cuidadosamente sobre una roca, para dejar que se secase, y fue a saludar a la joven, que seguía en el árbol.
Le costó lo suyo, pero al final Andy consiguió alcanzar la rama donde estaba Daisy, y se sentó en otra vigilando antes que pudiera sostener su peso. A pesar de que estaba de espaldas a él y que no se había oído nada cuando el chico subía, ella dijo, sin girarse:
-Buenos días.
-Buenos días -repitió él.
Cuando la chica se volvió, tenía un pequeño pájaro posado en el dedo. Alzó un poco el brazo, y el ave salió volando.
-Suelo venir a cuidarlo siempre que puedo -aclaró, hablando sobre el pájarito-. Su madre lo repudió al nacer -una sonrisa triste apareció en su rostro-. Son unas criaturas curiosas, los pájaros. ¿No crees?
Andy asintió.
-¿Bajamos? -propuso Daisy.
Él suspiró.
-Creía que no lo dirías nunca.
La chica ayudó al pelirrojo a bajar del árbol, puesto que era bastante torpe para estas cosas. Cuando ya estaban en el suelo, Daisy preguntó:
-¿Tienes miedo a las alturas?
Él volvió a asentir.
-Daisy... ¿Puedo hacerte una pregunta?
Ella sonrió.
-Demasiado tarde, Andy. Acabas de hacerme una.
El chico sacudió la cabeza y sonrió, sin poder evitarlo. Después, preguntó:
-¿Vienes mucho por aquí?
-Pregunta muy típica de los chicos -pensó ella, en voz alta. Acto seguido, rió, haciendo ver a Andy que estaba de broma-. Sí, vengo aquí todos los días. Este lugar -señaló al bosque, al valle y a todo el campo con los brazos- es mi segundo hogar. Mejor dicho, es mi único hogar. Quiero decir, tengo una casa, sí, pero no lo siento como mi "hogar". Es donde vivo, nada más. Mi sitio realmente está aquí, entre los árboles, la hierba y las margaritas. 
Hizo una pausa, respiró profundamente y continuó:
-Me has caído bien, Andy. Por eso, te confesaré que en realidad no me llamo Daisy.
El pelirrojo abrió la boca para preguntar sobre su verdadero nombre, pero ella le interrumpió.
-Alto, soldado. No quieras saber cómo me llamo en realidad. La verdad, ni siquiera me acuerdo -de encogió de hombros, quitándole importancia.
-¿Y por qué elegiste Daisy?
-Las margaritas son diferentes a las demás flores. Son hermosas, pero a la vez son tristes. Me gusta pensar que me parezco a ellas.
-Te pareces a ellas -afirmó Andy, aunque no entendía muy bien por qué las margaritas le parecían tristes, ni por qué ella lo era.
Entonces Daisy sonrió, cogió al joven de la mano y le dijo las palabras que cambiarían la vida de Andy para siempre.
-Me gustas, Andy. Realmente me gustas.
-Tu también me gustas, chica de las margaritas.
Su nuevo apodo hizo que la chica sonriera aún más.
-Ven, quiero enseñarte algo.
Daisy tiró de su brazo y lo llevó a sus partes favoritas de aquel bosque inexplorado. Subieron a la cima de una montaña desde la que se veía toda la ciudad, cada una de las casas, que desde allí parecían ser de juguete. Ella le enseñó a escalar árboles. Más tarde, la chica recogió margaritas y le hizo una corona con ellas para Andy. Su última parada fue un pequeño río, en el que alguien había colocado un tronco a modo de puente.
Allí, Andy y Daisy se besaron por primera vez. Todo ocurrió deprisa. Cruzaban el tronco cuando de repente él colocó mal un pie y estuvo a punto de caer. Ella actuó rápido y sujetó su camisa, atrayéndolo hacia ella. Así fue como acabaron con sus narices a centímetros de distancia, hasta que al final él puso fin a los centímetros que les separaban y la besó. Y por primera vez en mucho, mucho tiempo, Daisy sintió de nuevo que estaba viva.
Finalmente, el domingo terminó, y él tuvo que regresar a casa, esperándose una buena regañina. Pero volvía a tener ese extraño sentimiento de indiferencia, no le importaban las regañinas si eran por haber estado con ella.
La historia del pelirrojo y la chica de las margaritas parecía ir a tener un final feliz, pero quién podía saberlo. A veces las apariencias engañan.

La observación de atardeceres, cielos estrellados, amaneceres, los paseos por el bosque y las recogidas de flores siguieron su curso cada fin de semana durante meses.
Daisy no volvió a observar nubes y mariposas sola. Tenía a Andy para acompañarla. Había encontrado un motivo para que cada día valiera la pena. Sin embargo, había algo que no estaba bien dentro de ella. Algo que nunca lo había estado. Seguía teniendo esa tristeza permanente que no la había abandonado desde la muerte de sus padres. Cada vez que sonreía, algo dentro de ella se rompía un poco más. Seguía siendo como las margaritas.
Andy lo notó, pero ella insistió tanto en que no ocurría nada que acabó sin darle importancia. Aprendió a observarla también a ella, y se percató de que esos silencios de cada sábado por la noche dedicados a observar las estrellas, Daisy pensaba. A veces, se despertaba la mañana del domingo y escuchaba los sollozos de Daisy. Cada vez que ella lloraba, algo se rompía dentro de él.

Y llegó la mañana de la tragedia. Era invierno y casi no quedaban margaritas. Aquel domingo, él se despertó pronto, y se dio la vuelta esperando encontrarse con el pálido rostro de la joven. Os imaginaréis que no fue eso lo que encontró. A su lado, en la hierba, había un jarrón con margaritas, y una nota. Extrañado y con un horrible presentimiento, Andy abrió la nota como pudo. Las manos le temblaban. Quería convencerse de que no era lo que creía, pero hubiera sido una pérdida de tiempo.

Querido pelirrojo:
No sé cómo decirte esto sin llenar el papel de lágrimas. Seré clara. Me voy, no puedo más. No voy de viaje, no me mudo. Voy a un lugar del que no se puede regresar. Me conoces lo suficiente como para entenderlo. Fuiste mi última esperanza, mi última razón para vivir. Estos meses me he sentido más viva que nunca, y todo gracias  a ti. Con amor,
Tu chica de las margaritas.
pd: encontré el cuadro sobre una roca, es lo más bonito que he visto nunca. Siento agradecértelo tan tarde.
pd2: nunca olvides que te quiero.

La había perdido para siempre.


Podéis visitar su fantástico blog aquí.

miércoles, 26 de marzo de 2014

Cambios en el blog

Hola gente de un lugar llamado mundo, os informo de que estoy haciendo algunos cambios en el diseño del blog he pensado en darle un toque un poco más moderno y si no me gusta lo volveré a cambiar.
Eso sí, seguirá habiendo las entradas sentimentales ^^
Besooooos ♥♥♥

Nominada :)

Hola gente de un lugar llamado mundo, me han nominado a un premio. A este premio yo ya fui nominada hace tiempo así que sólo responderé a las preguntas realizadas. Le agradezco mucho a la autora del blog Cosas de chicas por haberme nominado ^^

Aquí tenéis mis respuestas:
 1. ¿Qué es lo que más te gusta de ti misma?
Que siempre veo algo bueno en cada persona.

2. ¿Cuál es tu meta en la vida?
Así pensadas no tengo ninguna meta. Sólo pienso conseguir algo que quiero cuando me aparece en la vida.

3. ¿Cómo descubriste Blogger?
Una cosa fue que en el colegio nos mandaron hacer un blog para un proyecto.
Otra fue porque un amigo tenía uno y entonces decidí creármelo.

4. ¿Qué te gustaría estudiar?
Escritura y teatro.

5. ¿Qué objecto no puede faltar en tu bolso?
El móvil.

6. ¿Desearías volver al pasado para cambiar algo?
Sí.

7. ¿Qués es lo primero que haces cuando enciendes el ordenador?
Abrir el gmail.

8. ¿Cuál es tu cantante favorito?
No tengo.

9. ¿Qué opinas sobre la lectura? ¿Te gusta leer? ¿Libro favorito?
Pienso que es una forma genial para tranquilizarte y poder escapar de la realidad.
Me encanta leer.
No tengo.

10. ¿Cuál es tu mayor sueño?
Ser escritora y que mi blog sea super conocido.

11. ¿Planeas tu futuro, o prefieres esperar a que las cosas pasen como tengan que pasar?
A veces puedo pensar algo... pero normalmente dejo que las cosas pasen.



lunes, 24 de marzo de 2014

Concurso de relatos

Hola gente de un lugar llamado mundo, como habréis supuesto hoy publicaré el último relato que no ganó este concurso.
Él es Super blogs (muchos lo conoceréis).

Sus respuestas:
1- Porque es mi modo de liberación, de expresión.
2- Las de amor y drama. También me gusta el género distópico.
3- Las nuevas sensaciones que vives. Los mundos que visitas. Los personajes a los que conoces.

Su relato me encantó porque es muy explosivo en un texto corto, expresa muchas emociones en algo tan pequeño.... por eso es genial, perfecto y no sé, lo adoro.

Aquí tenéis su relato:

Soledad. Era lo que sentía hasta aquel día. La sociedad la había encerrado en un universo que solo ella era capaz de comprender, su universo. Habían pasado 2 años desde que le habían diagnosticado cáncer de pulmones. Había sido un milagro que haya disminuido y esté a punto de quedarse en 0. Ella es un caso entre un millón. 
Lo difícil es retaurar su vida de antes que se le había arrancado debido a la maldita enfermedad.  Quería recuperar a Annie, a Tom y a Mercy, que no pudieron ir a visitarla porque está en la otra punta del mundo. Ellos/as vivían en Irlanda, Sarah estaba en Australia porque su cáncer le comenzó allí y estaba demasiado débil para volver.
Sus padres la ayudaron a salir. Recogieron sus cosas y se dirigieron hacia el aeropuerto. Una vez ya en el avión, el tiempo pasó volando comparado con todo el que había pasado encerrada en el SCH (Sidney's Central Hospital). 
Llegó a su habitación, desempaquetó todas sus cosas y empezó a disfrutar de su antigua vida. Todas las tardes llegaba a casa del instituto, tiraba la mochila por algún rincón de su habitación y se tumbaba en su cómoda cama para olvidarse de todo por un momento, de las complicaciones. Desde aquella experiencia, comenzó a apreciar más de lo que hacía la vida. Por ello, Vive el presente se convirtió en su lema.

NOTA: Este relato tiene un gran significado, ya que está basado en pensamientos que yo he tenido durante estos días. Eso sí, por suerte, nunca he tenido cáncer.

Espero que os haya encantado porque de verdad este relato es especial. Visita su blog aquí.

Pronto publicaré al ganador. Besooooos

domingo, 23 de marzo de 2014

Mi historia-Capítulo 7

Luz.
Eso era lo que se colaba por aquella gran ventana del hospital. Bostecé. A mi lado estaba Emma, aún dormida. Ayer había sido un día... en fin. Miré alrededor de la sala acostumbrándome a la luz, no había mucha gente. Me levanté acercándome a la ventana, dirigí mi vista hasta el exterior, ese día había salido el sol. Esbozó una pequeña sonrisa. Un pequeño soplo de viento movió la hierba del campo cercano al hospital.
-Buenos días-me dijo Emma desde la silla.
Me giré y me senté a su lado.
-Buenas días-le contesté.
-¿Qué crees que les habrá pasado?-me preguntó Emma refiriéndose a Annie y Eli.
-No lo sé.

Después de un tiempo la puerta de la sala se abrió y vi entrar a Nathan y a Lian. En cuanto Nathan me vio se acercó corriendo hasta mí, nos abrazamos y me besó. Emma, con cara de sorpresa, ya sabía que éramos novios.
-¿Cómo sabías que estaba aquí?-le pregunté aún abrazándole.
-Porque fui a tu casa a hacerte una visita y tu madre me dijo todo lo que había pasado. Lian estaba por allí de paso y también se enteró.
-Esto es una tragedia-dijo Lian.
-Bueno, en cierto modo no sabemos lo que les pasó y lo grave que es exactamente-añadió Emma.-Pero desde ayer no nos han dicho nada. Llevan todo el día ahí metidos, en la sala de emergencias.
Los cuatro nos abrazamos nuestras amigas estaban metidas en una sala para la gente que más grave estaba y no sabíamos nada. Me llamaron al móvil y eso fue lo que cortó el abrazo.
-¿Si?-contesté.
-Amy, soy Susan. Penny y yo nos hemos enterado de lo que ha pasado. Ahora mismo estamos en Londres y no pudimos ir. ¿Qué os han dicho?
-Aún nada, ningún médico ha salido de la sala...-de pronto la línea se cortó. Guardé de nuevo el móvil.

Después de estar esperando otra vez más un médico entró en la sala en la que estábamos.
-¿Las personas que están aquí por Annie y Eli?
Los cuatro nos levantamos y fuimos hasta la sala del médico. Allí vimos a Eli, Emma se acercó hasta ella y la abrazó, estaba sentada en la camilla.
-Estaba muy preocupada por ti-le susurró.-Me alegro tanto de que ya estés bien...
-Bueno,-le respondió Eli-bien del todo... Tengo que utilizar silla de ruedas.
-¿Qué?-Emma se quedó desconcentrada
-Resulta que el accidente me ha echo daño en las piernas...
-Lo... lo siento mucho Eli-Emma volvió a abrazarla.-Sabes que para todo me tienes aquí.
-Lo sé.
Las dos empezaron a llorar juntas. Me acerqué y abracé a Eli.
-Me alegro de que estés bien, nos tenías muy preocupadas-esbozó una sonrisa.-Por cierto... ¿y Annie?
-Está en medio de... una operación- respondió Eli.-Está más grave que yo.
Una lágrima calló por mi mejilla.

El coche frenó en frente de mi casa, seguía el sol pero eso no me cambiaba el ánimo. Eli y Emma se quedaron en el hospital para hablar de sus cosas.
-Este fin de semana estoy en esta casa, ¿quieres estar un rato y te preparo un chocolate?-me dijo Nathan. Asentí, eso era lo que más quería en esos momentos, a él y a un buen chocolate.
Estuvimos un rato, hablando, escuchando algo de música y viendo una película, me sentía bien con él, a gusto.
-Es incréible como, a pesar de quedarse en silla de ruedas, Eli sea capaz de...
-¿De ser tan optimista?-preguntó Nathan.
-Exacto, y me alegro por ella, Eli siempre ha sido alegre ante la vida, todo lo afronta... cosa de la que Annie no será capaz...
-¿Cómo lo sabes?
-Porque la conozco. Sé que este accidente la marcará y puede hasta coger una depresión enorme, si es que vive... Al final mi vida se llenará de personas queridas que se van.
-Amy no digas tonterías anda-me abrazó.-Todo se solucionará. ¿Sabes? Me acabo de acordar que tú bailabas, bailes clásicos.
-Sí, lo hacía.
-¿Por qué no vuelves a hacerlo? Creo que no te vendría mal.
-Ya veré-miré a su mesa y vi un montón de libros en su escritorio.-Ahora te dejo que veo que tienes trabajo.
-¿Segura de que estarás bien?-asentí.
Nos dimos un beso y me fui.

Decidí ir a dar una vuelta. Fui hasta el centro, observando el cielo azul de aquel día. Me paré en frente de mi antigüa academia de baile, estaba abierta. Recordé lo que me había dicho Nathan, tenía razón, no me vendría nada mal volver a bailar, así que entré, decidida a apuntarme de nuevo.

Ya se estaba haciendo tarde y caminaba por el camino al lado de la playa. A lo lejos distinguió a Emma y a Eli, en silla de ruedas claro. Las dos reían, ojalá fuera yo como Eli, capaz de enfrentarme a cualquier cosa. No me acerqué, supuse que querían tiempo juntas. Volví ami casa.

Mis padres estaban en la cocina y cuando me vieron no me riñeron por no haberles contestado al teléfono o por no aparecer, sólo me sonrieron y me abrazaron. Me dirigí a mi cuarto, me tiré en la cama y al instante me quedé dormida.


sábado, 22 de marzo de 2014

Concurso de relatos

Hola mis personitas de este mundo, aquí os dejo otro relato presentado al concurso.

No me contestó a las preguntas así que no puedo ponerlas :/

Este relato me ha encantado porque es... especial: tiene amor, recuerdos, tristeza...
Me ha encantado cuando lo leí, me enamoró desde el principio y... espero que se presente si hago otro concurso más.

Aquí tenéis su asdfghjklñ relato que me ha conmovido:

La última mirada atrás

Ahí estaba yo, en la acera caminando, ignorando sus gritos que decían mi nombre. Hasta que consiguió alcanzarme y pararme. No quería hablar y el lo sabia, pero también sabia que el tenía que hablarme , arregalrlo, saber por que tanto escondite, por que tanto disimulo... Y yo también tendria que preguntar por que, por que estar así. Me paré en seco.
- ¿Que quieres?- le dije, ignorando de lo mucho que se notara la respuesta.
- Como si no lo supieras- Miré bruscamente al suelo, al darse cuenta de que no me encontraba de buen humor me dijo- ¿Por que estás tan rara?
- ¿Por que todo el mundo piensa lo mismo? Solo tengo que aclarar las cosas nada más. A eso voy ahora ¿Importa tanto como esté siempre, o qué?
- Espera para ahí, esque te vas a ir depués de lo del otro día. Será mejor que teacompañe, no valla a ser que pase otra desgrcia. Espera un momento iré a por los zapatos y te lleva...
- No. No quiero que vengas. Quiero ir sola. Aclarar las ideas. Y pensar que hacer con vida cuando mi madre se valla.
- ¿Estás segura?¿No quieres que valla? Miara que no me cuesta nada, cojo unos zap...
- Estoy segura, no quiero que vengas vale.
- Pero ten cuidado que sin...
Me di cuenta que tenia que dejarle para mantenerlo a salvo se me rompia el corazón con pensar que le hiba ha doler, peor tenía que hacerlo si quería impedir lágrimas. 
- ¡Queires dejar de yratarme como si tuviera 5 años!¡Aquí no tengo nada que me importe, la ciudad, la gente, mi casa, mi familia, mis vecinos...!
- ¿Y yo?
Se me calló el alma a los pies al oir esa pregunta. Pero tenúa que decir lo comtrario alo pensaba para que me dejara irme. Tragé saliva y dije a gritos:
- ¿Tu?¡Esres lo que menos me importa de este sitio!¡Solo te estaba utilazando, pero ya no te necesito!   ¡Al principio no te importaba y ahora me dejas irme!¡Dejame irme de todo esto!
- Pero yo...- eso fue lo último que le oí decir.
Seguí mi camino llorando, antes desaparecer por el soto bosque, lanze la última mirada atrás. Lo ví ahí de pie analizando todo lo que le acababa de decir. Esa fue mi última miarda atrás, la más dura, la de más liveración, la más triste, y sobre todo que era la última, eso fue lo peor que era la última mirada hacia todo lo conocido, todo con lo que había nacido y con la gente que me había cuidado y me quiso durante tantos años. "Quiso" pasado, no presente ni futuro. Volví la mirada adelante, no la volví a hechar atrás. Deje a mi familia,la familia es lo más importante que puede pasar. Hay muchas cosas malas que te pueden pasar: sacar mala nota, mudarte de la casa que tanto te gusta, un accidente... Pero lo peor era eso, perder a la familia. La mirada hacia adelante no sabia donde podría encontrar a las personas que me llevarían a mi destino, pero las encontraría para no volver otra vez la mirada atrás. 

Escrito tal y como lo enseñó la autora, visitar su blog aquí.

jueves, 20 de marzo de 2014

Concurso de relatos

Hola gente de un lugar llamado mundo, aquí otro relato más que no se ha llevado el primer puesto.

La autora se llama Sara y su relato es Condenado a amar.
Aquí tenéis sus respuestas:
¿Por qué me gusta escribir? Porque pienso que es una manera de expresar mis ideas y de evadirme de la realidad.
¿Cuales son las historias que más me gustan? Fantasía y ciencia ficción.
¿Qué es lo que más me gusta cuando leo algo? Poder evadirme de todo y que existan cosas que en el día a día serían imposibles. También me encanta el olor de los libros en papel.

Bueno tengo que decir que su relato me encantó. Tiene un don para la escritura porque el relato parece sacado de un libro de estos que se venden literalmente. Creo que tiene un gran don para la escritura y que puede tener futuro con ella. Es muy correcta y técnica y es que me encanta.

Aquí tenéis su relato:

Condenado a amar
Un secreto. Una maldición. Condenado a amar para toda la eternidad.

Prólogo.

Fue en uno de esos pequeños pueblos mineros. Las casas, extremadamente juntas, tenían un color grisáceo y apagado. La niebla invadía las calles vacías.
Entre la densa maraña blanca se abrió paso la figura de un hombre, enteramente vestido de negro. Llevaba la capucha calada sobre los ojos, de manera que no se le distinguían.
Mientras caminaba notaba el golpeteo del arma, guardada en el amplio bolsillo de la cazadora, contra su costado.
La niebla limitaba la vista, impidiéndole ver a más de unos pocos metros, pero él conocía bien el camino. Además, nadie podía ver lo que se disponía a hacer.

Continuó caminando hasta que la carretera se convirtió en un camino polvoriento y pedregoso. A su izquierda se abría la mina, pero esta vez no le interesaba entrar.
Sin embargo, ascendió por la ladera de la colina que quedaba a la izquierda del camino.
Si uno sabía buscar entre los arbustos, podía encontrar la entrada a las cuevas donde realizaban los rituales, pero siempre se encargaban de que nadie llegara hasta allí.

Tras apartar varios matojos y piedras, pasó a una de las cavernas. Le estaban esperando.
-Llegas tarde.
Conocía bien aquella voz grave, y también a su dueño. Por eso percibió el deje de irritación en su tono, a pesar de que había sonado pausada.
-Acabemos con esto.
El segundo hombre se dirigió a un bulto del fondo de la cueva. Una mujer.
-¿Tienes el arma?
El segundo sacó el cuchillo de puño enjoyado y lo extrajo de su funda. El filo podría cortar el aire.
Cuando se acercaron a la mujer, ésta abrió los ojos verde esmeralda y rodeados de arrugas.
-Prepárate para morir. Bruja -.dijo el segundo mientras levantaba el cuchillo.
-Ambos seréis castigados por esto -.dijo. Su voz era ronca y con un fuerte acento extranjero.
El hombre la contempló un momento antes de clavar el arma directamente en su corazón. El cuerpo de la mujer sufrió un par de espasmos antes de quedarse quieto. Estaba muerta.
-Ya está hecho. Vamos a deshacernos del cuerpo.

El primer hombre se estremeció. Ninguna de las personas acusadas de brujería a las que habían matado les había amenazado así.
Les habían implorado, exigido, gritado, pero nunca nadie les había habado con la misma frialdad.
El sentimiento de incomodidad le acompañó mientras incineraban el cuerpo y enterraban la caja con las cenizas, pero se disolvió igual que el humo negro de la hoguera mientras regresaba al pueblo.
Lo que él no sabía es que las amenazas de una verdadera bruja siempre se cumplen.


(No pude poner la foto al final...)
Espero que os haya gustado tantísimo como a mí porque a este principio le espera un final perfecto seguro.
Podéis visitar su fantástico blog haciendo clicka aquí.

Muchas gracias Sara por participar :)


martes, 18 de marzo de 2014

Tú puedes ser más fuerte que todo eso

Hay días en los que no soportas nada, días en los que simplemente te puedas sentir mal, días en los que parezca que nada puede ponerte bien. Es como si estuvieras caminando por un estrecho pasillo que no tiene fin y las paredes se estrechen más y más, no puedes hacer nada, solo correr y correr y correr...
Puedo que eso sea lo que te pase, a esta edad todo parece caerse alrededor de nosotros. Miramos a los lados: ¿y este sitio? ¿Nadie me va a sacar de aquí?

Como dices tú: te levantas por la mañana y lo que ves en el espejo es a alguien triste. ¿Por qué no soy capaz de quererme? ¿Por qué me odio a mí misma? Esto puede ser lo que pienses. Tanta presión, agobio y tan poco tiempo... que puede contigo.

Ahora yo te digo una cosa (o más de una):

Lo primero en la vida es vivir, y así uno no puede vivir. No puedes odiarte a ti misma.
Tienes que levantarte por la mañana y mirarte en el espejo, pero esta vez pensar: Mira como sonríe ese reflejo, hoy será un buen día. Saber que podrás al final con todo. Que hay millones de buenas experiencias por vivir.
Piensa en un día gris, en algún momento un pequeño rayo de luz se cuela a través de él. Y eso pasará en tu vida. Te darás cuenta de que la vida es así y que hay que vivirla así, que hay malas pasadas, malos sentimientos... sí, eso no se puede evitar, pero ¿sabes lo mejor de todo eso? Que pasan, que vienen y se van.
Tu vida se irá llenando poco a poco empezando por un pequeño rayo de luz, pero antes, tendrás que dar un pequeño empujón, porque tú eres más fuerte que todo eso.

PD: Dedicada a una... se podría decir amiga ;)

lunes, 17 de marzo de 2014

Si él podía sonreír ella también

Otro día más. Caminaba por las calles mojadas de Groningen. Después de semanas por fin había parado de nevar. Elevó la vista al cielo divisando las nubes grises que lo cubrían. Llevaba puesto su gorro de lana favorito que se había comprado ese invierno que pasó en París hace ya tres años.
Mientras caminaba se paró en frente de uno de los canales de la calle. Ese día sólo había un barco que desembarcó. Recordó cuando su familia tenía también uno y salían todos los domingos a navegar. Recordaba el aire golpeando su cara, el agua fría del canal... Ya nada había vuelto a ser igual desde aquel accidente que marcó sus vidas por completo, aquel accidente que se llevó consigo la vida de su padre.
Se alejó de los canales a paso lento. Volvía a caminar por la calle mojada.
Por fin llegó hasta donde ella quería: un pequeño prado alejado de la ciudad y ajeno a los ruidos. De la mochila que llevaba colgada sacó un lienzo en blanco y sus utensilios de pintura, esperando a encontrar la inspiración. A lo lejos divisó a una niña, no era muy pequeña pero tampoco muy mayor. Llevaba un lazo en el pelo y ropa de invierno. Estaba en un barco, en el pequeño canal que había por allí cerca, junto a su padre. Aquella niña le trajo tantos recuerdos que no dudó en empezar a dibujarla.
Marcó con mucho detalle sus rasgos, el barco y el ambiente. La niña se percató de su presencia y se quedó mirándola. Le sonrió y le dijo 'Hola' haciendo el gesto con la mano. Ella le respondió. El barco volvió a ponerse en marcha y despareció por el canal. Pronto las frías aguas empezaron a llenarse de patos que ella también añadió a su pintura.

Después de pasar el día respiró profundamente, detectando los dulces aromas que la embargaban. De repente, al mirar a su izquierda, pudo observar a un chico, más o menos de su misma edad, dándole el pan a los patos. No era muy alto, tenía el semblante oscuro y parecía triste. Él también se dio cuenta de que ella estaba allí. Los dos se miraron mutuamente, fue como si hubieran pasado horas así, sin apartar la mirada. Pronto el chico volvió a mirar al frente. Ella le notó algo extraño, algo diferente. Notaba angustia y decidió ir hasta él. Cuando ya estaba cerca le dijo:
-Hola- el chico continuó mirando al frente, parecía que no se percataba de su presencia.-Me llamo Nanne.
El chico por fin la miró a los ojos.
-Nunca te había visto por aquí, ¿cómo te llamas?
-Andries-le respondió él en un tono casi imperceptible.
Nanne descubrió un pequeño montoncito de hojas pintadas apoyadas en el suelo. Se agachó para mirarlas. Eran unos dibujos, seguramente de él. A ella le parecieron preciosos, en ellas podía observar el prado, el canal y el cielo de aquel lugar.
-Son geniales-le dijo con una sonrisa.-¿Sabes? Yo también pinto, ¿quieres ver mis cuadros?
El asintió de manera que Nanne lo arrastró hacia el sitio en el que estaba antes. Le enseñó todos los lienzos que había pintado.
-Me encantan-dijo Andries tocando el lienzo como si nunca antes hubiera visto uno.-¿Qué es esto?
Ella lo miró extrañada:
-Un lienzo, ¿nunca pintaste en uno de estos?-él negó con la cabeza.-¿Qué te parece si quedamos mañana y dibujas en un lienzo?
A Andries se le iluminó la cara así que quedaron para el día siguiente.

Nanne llegó entusiasmada al prado con todos los materiales necesarios. Empezó a divisar a Andries salir de la pequeña casa cerca del canal.
-Hola-dijo ella alegrándose de volver a verlo.
Le tendió el lienzo y le prestó sus pinturas. Él empezaba a dibujar y mientras ella lo observaba. Cada pincelada que trazaba era como un suave soplido de viento que queda gravado en el ambiente.

Después de ese día decidieron quedar todos los demás. Hacían diferentes cosas: a veces pintaban, otras caminaban, algunas Nanne llevaba música para escuchar... Él seguía sin hablar mucho, pero a ella no le importaba, le gustaba hablar y le contaba cada cosa que le pasaba.
Un día estaban sentados frente al canal cuando Andries habló:
-¿Y si nos bañamos?
Ella lo miró con cara de asombro, no hacía tanto frío pero... ¿bañarse? Aún así lo vio tan ilusionado que asintió y se levantó. Él la imitó y sin pensárselo dos veces corrió hasta que se lanzó al canal. A Nanne se le escapó una pequeña risa e hizo lo mismo. Notó las frías aguas del canal que hacía tiempo que no las percibía. Estuvieron allí un rato hasta que decidieron salir. Andries se dirigió a su casa y con un gesto le indicó a Nanne que lo siguiera.
La casa era pequeña, pero la más acogedora que había visto nunca. Vio un piano.
-¿Tocas?-le preguntó.
El asintió y se sentó en la banqueta. Empezó a tocar y poco a poco la música sonaba cada vez más. Sus manos recorrían todo el piano como si resbalaran. Cerró los ojos, cada vez era más fuerte, tanto que ella misma se vio envuelta en aquella melodía.
Al anochecer se acercó a la puerta de la casa para irse. Cuando él se acercó para mirarla notó que estaba más cansado de lo normal, cansado pero feliz. Se miraron a los ojos, como lo habían hecho la primera vez y, de repente, él la besó. Cuando se apartó se le vio rojo, sonrió una vez más y cerró la puerta delante de ella. Nanne se quedó con asombro y con una enorme sonrisa en la cara. Le quería, se había enamorado. Al volver y meter sus manos en los bolsillos debido al frío descubrió una nota en la que ponía: Te quiero. 

Al día siguiente volvió al prado deseándole verle otra vez. Después de esperar durante tiempo decidió ir a su casa. Llamó a la puerta y le abrió una mujer, supuso que sería la madre de Andries.
-Supongo que tu debes de ser Nanne-asentí y ella esbozó una sonrisa.-Andries nos ha hablado mucho de ti, pero por desgracia...-una lágrima le cayó por el rostro.
-¿Pasa algo?
-Siento decirte esto, pero ayer por la noche murió, estaba ya muy débil.
Nanne se quedó perpleja ¿que había muerto?
-¿Esta.. estaba enfermo?
-Sí, padecía cáncer desde hace 7 años. En todo este tiempo fuiste la única persona que le habló, más feliz no podía estar, muchas gracias.
Su cara empezó a llenarse de lágrimas. Nunca supo cómo estaba en realidad: esas pocas palabras, esa mirada perdida, todo el cansancio... ahora lo entendía. Él estaba mal y ella había conseguido hacerlo feliz.
-Su hijo era una gran persona, con un talento enorme.
-Gracias, aunque pocas veces he podido ver su arte-empezó a girarse para volver a su casa cuando ella la paró y le dio un sobre. Luego cerró la puerta.
Nanne fue hasta el sitio en el que siempre se sentaban, junto al árbol. Abrió el sobre y encontró unos dibujos. En ellos había pintada una chica, pronto descubrió que esa chica era ella, le dio la vuelta a uno en el que ponía:
Tú, esa chica rubia que siempre estás ahí, dibujando. Tú, que siempre sacas alguna sonrisa. Eres tú la que siempre viene por aquí y empieza a dibujar. Eres tú esa chica a la que algún día quiero conocer, porque ya sin hacerlo, te quiero.
Todo el tiempo él la quería. Siempre la veía y se había enamorado con sólo mirarla. Ella nunca supo que tenía una enfermedad, sería debido a aquella sonrisa que le dedicaba cada día o a aquella risa. Podía ser también por cómo dibujaba, sin perder el brillo en sus ojos. De él había aprendido a vivir de una nueva manera, porque si él podía sonreír ella también, y pretendía hacerlo el resto de su vida, por él, por ella, por los dos.

domingo, 16 de marzo de 2014

Concurso de relatos

Hola gente de un lugar llamado mundo. Ya he recibido todos los relatos y me han encantado todos, de verdad.
Como es el primer concurso que hago publicaré todos los relatos y les daré a todos el premio que querían, sin embargo sólo habrá un ganador, y su relato será el ultimo que publique. Los relatos no van en orden de preferencia. Espero que os gusten tanto como a mí :)
________________________________________________

El primero me encantó, es muy... bonito, te llena de sentimiento y me encanta y lo adoro, es una de las cosas que me encanta leer.

El relato es de Cold Coffe y se titula Posibilidades.

Sus respuestas a las preguntas:
1)¿Por qué te gusta escribir? Me gusta escribir por que así puedo expresarme mejor, puedo escribir lo que siento. A veces me los invento por que me gusta. 
2)¿Cuales son las historias que más te gustan? (No tengo claro a que te refieres) Si es lo que yo creo, pues las historias de amor y fantasía. 
3)¿Qué es lo que más te gusta cuando lees algo? Lo que mas me gusta cuando leo es como el autor explica lo que va sucediendo y van apareciendo imágenes en mi mente. 

Su bonito relato:

Hay una posibilidad de olvidarte yo lo se,
mas no quiero hacerlo por miedo a olvidar,
quererte fue una cosa sencilla y un tanto estúpida así que
dime que todo estará bien si llegase a olvidarte, dime
que no voy a caer cuando ya no recuerde tu esencia,
dime que aunque no recuerde siempre estarás para mi,
aun cuando el paso del tiempo se lleve tu fragancia..

Porque lo admito hay una posibilidad que quererte haya sido mi error,
así que dime que no importa las lagrimas fallidas, los silencios rotos,
dime que siempre estarás para mi, por que hay mas de 100 posibilidades que yo te olvide,
no importa las lagrimas nocturnas sabes que lo haré,
no importa los mensajes sin sentidos sabes que los dejare,
no importa ni las promesas rotas sabes bien que las olvidare...
Hay una posibilidad de quedarme en este cuarto obscuro y que mis manos caigan, no poder encontrarme

y quererte aun mas, pero esa es una posibilidad mayor y esas no están contempladas para mi, así que extrañarte sera mi único recuerdo y tal vez el paso del tiempo lo desgaste y al recordarte ya nada habrá para mi, pero es hay cuando se que la posibilidad de olvidarte se convertirá en una realidad.


Podéis visitar su blog haciendo click aquí

martes, 11 de marzo de 2014

Concurso de relatos/Cambio de fecha

Hola gente de un lugar llamado mundo, como he visto que poca gente se ha apuntado a mi concurso he decidido cambiar la fecha para este mismo viernes. Espero que participéis y si muchos no lo hacen pues serán pocos concursantes.
Por favor dejarme un comentario si participáis.

domingo, 9 de marzo de 2014

Book tag

Hola gente de un lugar llamado mundo, hoy voy a hacer un book tag que encontré en el blog Blue Butterfly

1. Encuentra un libro para cada una de tus iniciales:

U




M


2. Cuenta tu edad a lo largo de la estantería ¿Qué libro sale?:
De la pequeña estantería que tengo en mi habitación (porque tengo muchos libros más) me sale este:


3. Un libro que se desarrolle en tu país/ciudad.


4. Elige un libro en el que represente un destino a donde te encantaría viajar.


5. Elige un libro que tenga tu color favorito en la portada.
Despierta, el que está más arriba

6. ¿De qué libro tienes mejores recuerdos?




7. ¿Qué libro tuviste más dificultad para terminar? 


8. ¿Qué libro de tu lista te hará sentir muy orgullosa cuando lo termines?


Y hasta aquí el tag. Espero que os animéis a realizarlo :)