viernes, 7 de febrero de 2014

Mi historia-Capítulo 5

Al día siguiente me levanté temprano, me vestí y bajé a desayunar. Al bajar ya no era todo como antes, se podía escuchar la música. Entré en la cocina y vi a mi madre cantando y haciendo tortitas para desayunar, hace cuanto que no hacía tortitas. Cuando se dio cuenta de que estaba en la cocina se acercó a mí y me dio un abrazo.

-Buenos días cariño.

Me senté a desayunar y por fin pude disfrutar de un buen desayuno. Le dí un beso a mi madre y luego fui andando hacia el instituto. Las carreteras estaban nevadas y hacía frío. Tuve que meterme las manos en los bolsillos, se me habían olvidado los guantes en casa. Cuando llegué vi a Annie con un chico y me acordé de que era el que había conocido en verano del que tanto me había hablado, me acerqué a ellos.

-Buenos díaaaaas-dije al llegar.

-Amy-me dijo Annie.-Te presento a Lian.

Lian me sonrió, era muy guapo y tenía unos ojos azules y grandes que llamaban la atención y te echizaban en cuanto los mirabas.

En cuanto terminaron las clases yo ya me llevaba genial con Lian. Hablamos un rato y nos dimos cuenta de que vivíamos cerca así que fuimos juntos por el camino.

-Ya me estoy acostumbrando a esta ciudad-me dijo mientras se agachaba y hacía una bola de nieve.-Y el instituto está genial y la gente es super maja.

Sonreí, pensaba en Annie, que me había contado que se había enamorado de él. Lo miré, era guapísimo y tenía una mirada que enamoraba. Por lo que descubrí de él, le gustan las mismas cosas que a Annie. Harán buena pareja.
Cuando llegué a mi casa subí a mi cuarto, mis padres todavía no habían llegado del trabajo. Esa tarde puse música y relajé, a pensar. Echaba de menos a Nathan pero no podía llamarle, en esos momentos debe de estar ocupado.

Cuando mis padres llegaron a casa, prepararon la cena y me llamaron. Al bajar los vi y se estaban besando, cosa que no hacían desde hace tiempo, estaban felices y yo también.
Mientras cenábamos sonó el teléfono y madre cogió. Después entró en la cocina y me dio el teléfono, la llamada era para mí. Era la madre de Annie:
-Hola Amy, puede que lo que te vaya a decir te ponga triste pero creo que tendrías que saberlo-deduje que era algo malo porque se notaba que estaba llorando.- Eli y Annie han tenido un accidente al volver del instituto.
Me quede mal, las lágrimas empezaron a caer de mis ojos, otro accidente no, por favor.


2 comentarios:

  1. Me encanta esta historia, me tienes enganchadísima :)) a ver si cuelgas pronto el siguiente capítulo ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te guste :)
      Intentaré publicar cuando pueda

      Eliminar

¡Bonjour! Antes de nada muchísimas gracias por haberte pasado por mi blog, espero que te haya gustado. También espero que comentes ya que estaré encantada de resporderte.
Un besazo enorme♥

-'Ser o no ser, he ahí la cuestión'