lunes, 20 de enero de 2014

Proyecto Amanda-Invisible

  -Me gusta tenerlas, saber que en alguna parte hay un candado que yo podría abrirlo si quisiera hacerlo.

Afuera estaba lloviendo. Era una gélida lluvia de febrero, y parecía que no iba a terminar nunca. La lluvia hizo que mi habitación, que ya es maravillosa de por sí, pareciera incluso más acogedora, como si fuera un pequeño refugio que ni el frío ni la humedad pudieran penetrar. Ni siquiera me molestó el silencio que reinaba en el taller de mi padre, aunque, probablemente, eso significaba que estaba bebiendo en lugar de trabajar. Amanda estaba contándome por qué coleccionaba llaves.

  -No valen nada- le señalé.

Como de costumbre, mi mente de había dirigido rápidamente hacia el dinero. Es curioso: cuando no lo tienes, todos los caminos parecen terminar conduciéndote hacia él.

  -Es cierto- asintió Amanda mientras toqueteaba auquella llave que parecía muy antigua. Siempre la llevaba con un lazo alrededor del cuello-. Pero me gustan por su valor simbólico.

Estábamos sentadas en el suelo. Amanda tenía la espalda apoyada en la enorme butaca y yo estaba frente a ella, apoyada en la cama. Las dos llevábamos pantuflas. Yo tenía las piernas envueltas en el edredón. El día anterior, Amnad se había cortado el pelo muy corto, pero hoy llevaba un peluca larga de color platino. Le pregunté si la llevaba porque no le gustaba el corte, pero ella me respondió:

  -No, sí que me gusta. ¿Por qué me lo preguntas?

Lo dijo como si ponerse una peluca el día después de haberse cortado el pelo fuera la cosa más normal del mundo.

  -Pero ¿dónde consigues esas llaves usadas?-le pregunté.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Bonjour! Antes de nada muchísimas gracias por haberte pasado por mi blog, espero que te haya gustado. También espero que comentes ya que estaré encantada de resporderte.
Un besazo enorme♥

-'Ser o no ser, he ahí la cuestión'